Falsos techos

Al igual que los falsos suelos, los falsos techos, presentan unas características únicas que lo convierten en uno de los indispensables de las obras y soluciones técnicas actuales. Los falsos techos no sólo permiten disfrutar de un gran diseño actual en el techo de su hogar u oficina sino que disponen de una utilidad imprescindible en las nuevas construcciones.

Un falso techo es un techo secundario superpuesto a cierta distancia del forjado, cubierta o techo propio de la construcción cuya principal misión es tapar y permitir el paso de las canalizaciones e instalaciones necesarias para la óptima disposición del lugar. También, permite bajar en altura los techos de un local o entorno con fines arquitectónicos y decorativos.

Un falso techo dotará de unas características especiales al entorno. Los falsos techos son utilizados en la construcción por sus propiedades:
• Estructurales, arquitectónicas y decorativas; dados los diferentes tipos de materiales y revestimientos posibles del techo falso y su fácil tratado por su estructura de placa o lámina.

• Aislantes. El falso techo funciona como un perfecto aislante acústico y anti sonoro que permite aislar no sólo del ruido exterior sino también de los sonidos de la sala hacia otras estancias. Además, permite una amplificación del sonido en el lugar donde está instalado. Por ello, el falso techo resulta muy recurrente en oficinas y naves industriales de gran envergadura.

• Conductuctuales y canalizadoras. A través de este espacio generado entre el falso techo y la cubierta superior se pueden disponer todo tipo de instalaciones en su interior: cableado eléctrico, instalación del aire acondicionado, línea de teléfono, etc. Además, su carácter ignífugo permite que estas instalaciones sean salvaguardadas de manera segura.

• Ecoeficientes. El ahorro energético que supone disponer de un falso techo es óptimo dado que mantiene la temperatura constante en la instancia donde se ha instalado el faso techo evitando el uso abusivo de calefacción o aire acondicionado.

Según sus componentes, y las propiedades que deseemos potenciar con nuestro techo (insonorización, aislante térmico, carácter ornamental, u otros), podemos distinguir diferentes tipos de falsos techos dependiendo de los materiales predominantes en ellos. Éstos pueden ser: continuos, vinílicos, PVC, escayola, fibras minerales, fibras vegetales, metálicos (esencialmente compuestos de aluminio y acero) y de madera.

Según el objeto para que se ha requerido el techo falso y su principal utilidad, podremos diferenciar diferentes tipos de falsos techos para los que se recomienda de manera predominante uno o varios de los materiales citados con anterioridad.
Distinguimos así:
• Falso techo acústico o anti sonoro. Construido con materiales aislantes y absorbentes del sonido. Permitirá el aislamiento del exterior y potenciar el sonido del interior del espacio donde se han dispuesto las placas de falso techo.

• Falso techo de celosía. Compuesto por celosías multicelulares y con una disposición suspendida que sirve de pantalla o filtro a las luminarias sobre las que se halla superpuesto.

• Falso techo de lamas metálicas. Se trata de un falso techo suspendido compuesto por placas metálicas, esencialmente de aluminio y acero.

• Falso techo de retícula oculta. Recubre una lama o retícula metálica con material aislante anti sonoro.

• Falso techo de retícula rehundida. La retícula rehundida se encuentra en forma de T invertida. La función de esta lámina consiste en sustentar las losetas anti sonoras para, de esta forma, constituir el falso techo reforzado y con doble aislamiento acústico.

• Falso techo de retícula vista. Se trata de un falso techo suspendido que presenta en su interior una placa o retícula metálica con forma de T invertida que sirve de apoyo para el material anti sonoro.

• Falso techo integral. Se trata de un falso techo suspendido que dispone de todos los componentes para una completa instalación. Incluye los puntos de iluminación, aire acondicionado y calefacción de manera integral en un panel reticular.

• Falso techo suspendido. Es un sistema de falso techo que pende de una estructura o cubierta superior. Permite generar el espacio necesario para que, a través de él, puedan pasar los elementos de instalación eléctrica, calefacción u otro cableado. Presenta una gran funcionalidad y una clara orientación hacia el diseño y el confort permitiendo de esta forma decorar, con grandes resultados, una estancia.

Por sus excepcionales características, los falsos techos, se han convertido en un imprescindible para la construcción y obra moderna. Presenta gran funcionalidad no sólo en el hogar sino en oficinas y naves industriales donde la seguridad, el confort, el diseño y el ahorro energético son un imprescindible. Son enormes las posibilidades que permite un falso techo para realizar rápidamente reparaciones, sustituciones e instalaciones eléctricas, donde éstas, quedan totalmente ocultas y protegidas de manera segura. Ésto lo convierten en una de las mejores soluciones del mercado para realizar construcciones eficientes.